Tarde o temprano todos pasamos por la etapa de tener que empezar a buscar nuestra primera propiedad. La mayoría de las veces (salvo contadas excepciones) el único mecanismo con el que contamos es el del alquiler. Pero por corriente que sea, el sistema de alquiler puede ser algo ajeno y complicado, y en especial para los “primerizos”: depósitos, garantías, contratos. Cualquier cosa que demande la presencia de un escribano o abogado está destinado a ser complicado.

Por ello, para ahorrarte algunos dolores de cabeza, o por lo menos para hacértelos más suaves, te brindamos algunos consejos acerca de qué cosas es importante tener en cuenta en nuestro primer alquiler.

– Causar una buena impresión: Una vez que encontramos la propiedad que estábamos buscando, podemos acelerar el proceso de adjudicación tomando algunos pocos recaudos. Podemos presentar un informe de ingresos y de la antigüedad laboral del grupo familiar, así como un informe crediticio, de esta forma adelantaremos al propietario nuestros antecedentes.

– Garantías: Tal vez una de los pasos más complicados del alquiler. Cuando nos piden una garantía, se refiere a la persona que va a figurar en el contrato como garante del pago de todos los alquileres. Es recomendable que la propiedad que se ponga como garantía se encuentre en la en la misma localidad donde se encuentre la propiedad por alquilar.
Para agilizar los pasos del alquiler, es bueno tener preparada una copia del título de propiedad que presentará el garante, y tener un certificado de dominio e inhibición actualizado, preparado por un escribano.
Como alternativa, puede darse que en vez exigir la garantía de una propiedad, el locador acepte que la empresa empleadora otorgue un compromiso formal de pago de los alquileres durante el término del contrato.

– Estudiantes del interior o el exterior: Si no es tu primer alquiler, podés utilizar las referencias del locador anterior. Si lo hacés por primera vez, podés presentar referencias de algún empleador.
En caso de ser extranjeros y no tener garante, se puede conversar con el propietario y realizar pagos por adelantado semestralmente. También existe la opción de alquiler temporario, totalmente amoblado y equipado.

– Finalizar el alquiler antes de tiempo: Lo primero es mandar una carta documento avisando que se va a hacer uso de la cláusula de rescisión anticipada. En general, hay que dar un preaviso de 60 días, lo que se realiza a través de una carta documento.
En el momento de devolución de la propiedad, conviene devolverla lo mas limpia y arreglada posible, para evitar problemas.

– Devolución del depósito: Dependiendo del momento en que se devuelve la propiedad, el locador tiene derecho a diferentes resarcimientos. Si la propiedad se devuelve anticipadamente, y no se ha pactado nada en contrario, el propietario se quedará con el equivalente a un mes y medio de alquiler si la propiedad se devuelve antes del año, y a un mes de alquiler si se devuelve después del año.
Si la propiedad se devuelve al término del contrato y se han pagado todos los alquileres en tiempo y forma, el propietario debe devolver el depósito de garantía, una vez que hayan llegado todas las cuentas a pagar (habitualmente dentro de los 60 días de terminado el contrato).

 

Fuente: http://www.espacioliving.com/

Deje una respuesta